Solicitar demo

Tech

Cómo se usan los GIS en banca para reducir los riesgos financieros y en sus operaciones

Por DOTGIS

Cómo se usan los GIS en banca para reducir los riesgos financieros y en sus operaciones

Son muchas las preguntas que afrontan los gestores bancarios en su día a día y para las que los Sistemas de Información Geográfica o GIS tienen la mejor respuesta. Más que nunca en unas circunstancias en las que hay que andar con pies de plomo por los riesgos latentes resultado de la crisis de la COVID-19. En este artículo, te traemos un conjunto de casos de uso de los GIS en los que estos ofrecen las mejores garantías de cara a minimizar estas amenazas.

Abrir nuevas oficinas, saber dónde invertir, definir los términos de una hipoteca o cómo actuar para conseguir clientes de calidad, están dentro de las prioridades de casi todos los bancos. Cuestiones para las que resultan muy valiosas informaciones con componente geográfica.

Afortunadamente, hoy en día, con el desarrollo de nuevas tecnologías, tenemos más al alcance que nunca fuentes de datos y herramientas que permiten su almacenamiento y procesado avanzado para, finalmente, poder representar de la forma más clara posible los resultados y tomar decisiones documentadas y rentables en base a estos.

Cuando esta información es de tipo espacial, nos encontramos con los GIS o Sistemas de Información Geográfica. Un recurso cada vez más apreciado por los bancos, una vez que han demostrado cómo optimizan sus resultados en muchos aspectos, como los que te traemos de aquí en adelante, no sin antes echar un vistazo a la realidad del sector.

¿En qué situación se encuentra el sector financiero y cuáles son sus principales riesgos?

El sector financiero español, como tantos otros, se encuentra en plena fase de recuperación y de adaptación a la realidad post pandemia, aunque esta no haya terminado aún del todo. Para conocer mejor su realidad actual en esta coyuntura, podemos acudir al Informe de Estabilidad Financiera que publica cada 6 meses el Banco de España.

En primer lugar, se consolida la mejora a nivel macrofinanciero, debido principalmente a la vacunación masiva y a las medidas tomadas por las autoridades económicas para minimizar los efectos de la crisis. Aún así, no se puede bajar la guardia, ya que siguen vigentes algunos riesgos que debemos considerar y vigilar con atención.

Uno de estos riesgos a considerar es el hecho de que muchos de los principales sectores productivos afectados por la crisis no se han recuperado completamente aún, acumulando importantes incrementos de deuda bancaria y deterioros en la calidad del crédito.

Si nos trasladamos al ámbito del hogar, aunque también se detectan importantes señas de recuperación, las familias más vulnerables y de menor renta también llevan asociadas mayores riesgos crediticios.

Más allá de los créditos, el informe detecta otro riesgo en la baja rentabilidad del sistema, aunque esta también esté pasando por una fase de crecimiento, no está aún al nivel de otros países y de otros sectores productivos. 

A todo esto, debemos añadir el peligro latente de que la pandemia vuelva a repuntar, mermando de nuevo la calidad de los créditos para empresas y particulares, así como la generación de resultados positivos para la banca.

Uso de los GIS en bancos para el análisis de riesgos financieros y de gestión

Para afrontar con mayor seguridad estos riesgos, así como otros asociados a las propias operaciones más habituales de los bancos, estos cada vez están aprovechando más el uso de Sistemas de Información Geográfica (GIS) y de soluciones que trabajan con datos geolocalizados de diversa naturaleza. Vamos a hablar de sus aplicaciones más beneficiosas.

1.- Detectar oportunidades seguras de inversión

En este caso, tener visión de futuro es un valor muy en alza. Algo que se puede conseguir estudiando patrones históricos de inversiones de éxito e identificando tendencias y oportunidades a partir de estos, tal y como ocurre en sectores como el inmobiliario.

Por ejemplo, este estudio de la California State University Northridge revela que los inversores obtienen mayores beneficios en empresas cuyas oficinas centrales se encuentran más cercanas. Algo que puede deberse a que el conocimiento de estos negocios es mayor que el de otros más distantes geográficamente. Por tanto, puede ser preferible invertir en proyectos de proximidad.  

2.- Mitigar riesgos a la hora de conceder créditos

Los riesgos ligados a ofrecer préstamos se pueden minimizar con geodatos adecuadamente recopilados, procesados y representados en sus correspondientes dashboards.

Aquí podemos contemplar datos como los relacionados con el poder adquisitivo promedio de la zona en la que vive el solicitante, relativos a las propiedades que se ponen como garantía, con información procedente del catastro y valores relacionados con los indicadores de compraventa y alquiler de ese mismo entorno, por mencionar algunos de los más destacables.

Además, también debemos poner luz sobre otros tipos de créditos, como los que solicitan ciertos sectores productivos con sus peculiaridades, como el agrícola. En éste, hay que atender a variables como las climáticas, los niveles hídricos, la ubicación y características de parcelas de terreno y aspectos regulatorios sobre las tierras.

3.- Encontrar las mejores ubicaciones para las oficinas y los cajeros automáticos

Una de las decisiones más complejas dentro de la gestión de una red de oficinas bancarias y cajeros automáticos es saber en qué puntos exactos de la geografía urbana situarlos para que estos sean lo más rentables posible.

Para ello, uno de los principios clave será tener la cobertura más completa posible para los clientes. De forma que la gran mayoría de estos tengan un acceso cercano y sencillo a las oficinas y cajeros. Con este fin se emplean recursos como isocronas a pie, en vehículo particular o en transporte público.

Es importante no caer en la canibalización entre nuestras propias sedes, evitando que la presencia de otra sucursal próxima traiga consigo resultados negativos en visitas, actividad y rentabilidad. Por supuesto, se debe estudiar la competencia y su influencia, de forma que sepamos en qué zonas podemos fijar sedes para hacerles frente o en cuáles no merece la pena el esfuerzo.

Los GIS también agilizan y profundizan en el estudio de zonas “en blanco”, para ver si tienen verdadero potencial, y de zonas ya saturadas en las que no hay que abrir más sedes. Unas soluciones que también aceleran la búsqueda de zonas gemelas, con características similares entre ellas para ser más rápidos y certeros en este tipo de decisiones.

4.- Escoger las mejores localizaciones en caso de fusión

Las fusiones entre distintos bancos siguen estando a la orden del día. Dentro de este proceso, una de las acciones más delicadas es la habitual reducción del número de oficinas para evitar duplicidades y que haya 2 o más sucursales del mismo banco a pocos metros de distancia, con su correspondiente canibalización.

En este caso, las decisiones de site selection irán enfocadas a detectar qué oficinas son más rentables en comparación con las más cercanas y cerrar las menos valiosas. Todo ello teniendo mucho cuidado de no dejar zonas en blanco desprovistas de los servicios bancarios propios. Una tarea de “equilibrismo” que agradece, y mucho, la intervención de los GIS.

5.- Gestión de hipotecas y venta de viviendas

Llegado el momento de vender casas o pisos en propiedad del banco y/o de calcular las condiciones de una hipoteca para que esta sea lo menos arriesgada posible para la entidad, cada vez son más los que recurren a los Sistemas de Información Geográfica o GIS.

Aquí entran en juego aspectos como las características propias de cada vivienda (superficie, número de habitaciones, baños…), la evolución del precio del suelo en la zona, el grado de accesibilidad al barrio, características topográficas y datos sociodemográficos de los vecinos.

Con el procesado de esta información, se hace más sencillo y certero la evaluación de riesgos y la fijación de conceptos tan importantes como las tasas de interés de la hipoteca.

6.- Optimizar las acciones de marketing y ventas

Los bancos y negocios del sector financiero, al igual que los demás, necesitan captar continuamente clientes, que estos sean de calidad y fieles, evitando “fugas” a la competencia.

Esto será el resultado de acciones de marketing bien definidas y orientadas. Para ponerlas en práctica, hay que segmentar los clientes actuales y potenciales mediante variables geográficas. 

Conociendo el estilo de vida de los ciudadanos en función de donde viven, sus ingresos y gastos, tipos de familias y otros datos, el banco podrá ofrecerles productos y servicios personalizados y con mayores tasas de éxito. Además, esto se hará por los canales de comunicación que garantizan un mayor impacto para el mensaje a enviar.

Como ves, los GIS y los datos geoespaciales son aplicables a un amplio abanico de operaciones propias del sector financiero, desde procesos internos, hasta los relacionados directamente con los clientes reales y aquellos que nos gustaría que lo fuesen.

Sea como sea, desde DOTGIS ponemos a tu alcance soluciones SIG personalizadas para el sector de la banca, como site selection para oficinas y cajeros y análisis de mercados. Si quieres saber más sobre ellas y sobre cómo podemos ayudar en tu caso particular, no te lo pienses y ponte ya en contacto con nuestro equipo. ¡Tenemos muchas ganas de conocerte!